Rissoto picantito de gambones marinados e hinojo



Hacía muucho tiempo que no cocinaba en casa experimentos, platos nuevos, inventos.. solo la cocina normal de cada día y pastelería para mis encargos.. pero me apetecia mucho volver a disfrutar de la cocina casera como antes.. Así que me he propuesto cocinar inventos y experimentar más a menudo con nuevos platos ( con la condicion que no sean cosas muy engordantes jejeje )
 Hoy he hecho un rissoto picantito de gambones marinados e hinojo.
Es dificil encontrar bulbo de hinojo para cocinar pero lo he conseguido.. y el sabor es un pelin dulce y algo anisado.. sofrito con las verduritas que use para el arroz le da un toque muy rico y para quien no le gusten las verduras no se notan con el cocimiento..
Por cierto, aunque a la mayoría no os apasionen las anchoas, hay que añadirlas porque le dan un sabor más intenso al arroz; además, tal como las vamos a cocinar, no se notan.
Si quereis saber más sobre el rissoto, os invito a que visiteis este enlace en el cual hice un articulo solo dedicado a ello. http://cocinandosaladito.blogspot.com.es/2009/03/risottos.html
¡ Yo creo que tiene buena pinta!

Para 6 personas:

1 litro de caldo de verduras
1 cucharada de aceite de oliva
2 cebollas medianas picadas finas
1 bulbo de hinojo grande ( reservar hierbitas para la decoración )
2 guindillas secas sin semillas
1/2 apio picado fino
sal y pimienta
2 dientes de ajo picados finos
400 gr de arroz redondo, bomba o arbóreo
1 tacita de vino blanco
1 tacita de mantequilla a temperatura ambiente

Para el marinado de gambones:

500 gr de gambones con cáscara
2 cucharadas de aceite de oliva
el zumo de 2 limones
albahaca fresca picada
perejil fresco picado
sal y pimienta


Para el marinado de gambones mezclamos todos los ingredientes menos los gambones. Salteamos los gambones en un poco de aceite con cáscaras, los pelamos, y los metemos en el marinado. Mientras que hacemos todo el proceso que a continuación se explica.

Calentamos el caldo. En otra cazuela, rehogar el apio, la cebolla, el bulbo de hinojo y la guindilla. A continuación añadimos el ajo. Cuando esté todo tiernecito, agregar el arroz y subir la temperatura del fuego. Ahora es cuando hay que poner toda la atención posible en la cazuela, pero también es cuando más vamos a disfrutar.

Removiendo lenta y continuamente, observamos como se va friendo el arroz. No interesa que se dore, así que es preciso estar atento y bajar un poquito el fuego si es necesario. Hay que mantener el movimiento del arroz; a los 2 o 3 minutos empezará a coger un aspecto translúcido, que indica que está absorbiendo la sustancia del resto de ingredientes. Añadimos el vino, y sin dejar de remover dejamos que se evapore. Añadir un cucharón de caldo que hemos calentado previamente y una pizca de sal. Reducimos un poco el fuego, sin llegar al mínimo. Durante 15 minutos, vamos añadiendo caldo con el cucharón, mezclando y esperando a que se absorba para añadirlo de nuevo. Probamos el arroz y miramos si esta en su punto, si no es así, seguimos añadiendo caldo hasta que el grano esté cocido y blando pero entero.

Añadimos los gambones escurridos y damos un par de vueltas con cuidado de no destrozarlos con el movimiento.

Retiramos la cazuela del fuego y añadimos la mantequilla, removemos el rissoto siempre con suavidad, y lo servimos de inmediato, cuando todavía está humedo y cremoso.