Pollo al piri piri



Hoy he hecho otro experimento.. se llama pollo al piri piri.. no es muy vistoso pero tenia ganas de probar esta salsa.. una salsa picante tipica portuguesa para acompañarlo que lleva limon, guindillas, pimenton, albahaca fresca y mas cosas.. estaba buena pero no estamos oy he hecho otro experimento.. se llama pollo al piri piri.. no es muy vistoso pero tenia ganas de probar esta salsa.. una salsa picante tipica portuguesa para acompañarlo que lleva limon, guindillas, pimenton, albahaca fresca y mas cosas.. estaba buena pero no estamos acostumbrados a esa combinacion de sabores .. esta bueno para comerlo alguna vez por tomar algo diferente.. pero tampoco lo cocinaria a menudo .. me sigue gustando mas asado o en amarillo jjj

Para 4 personas:

8 jamoncitos de pollo
Un poco de tomillo para espolvorear.
1 cebolla roja
2 dientes de ajo
2 guindillas
1 cucharada de pimentón dulce
1 limón
2 cuccharadas de vinagre de vino blanco
1 cucharada de salsa Worcestershire.
Un manojo grande de albahaca fresca.
aceite de oliva virgen extra

Colocamos los jamoncitos sobre una tabla para cortar y les vamos a hacer unos cuantos cortes en cada uno de ellos. Los regamos con abundante aceite de oliva, sal y los pasamos a la parrilla ya caliente. Cuando estén bien dorados por un lado, les damos la vuelta para el otro lado.

Ahora una vez tengamos el pollo pasado por la plancha, vamos con la salsa. Pelamos y troceamos la cebolla y la ponemos en una batidora junto con los dos ajos pelados. Añadimos las guindillas, la cucharada de pimentón, la ralladura de 1 limón y el zumo de medio limón. Añadimos 2 cucharadas de vinagre de vino blanco, y 1 de salsa worcestershire, un buen pellizco de sal y pimienta, el manojo de albahaca y un chorrito de agua. Lo batimos todo muy bien hasta que nos quede sin grumos.

Echamos la salsa piri piri en una fuente de horno amplia. Extendemos sobre ella los pimientos asados enteros y los jamoncitos

de pollo y ponemos por encima un poco de tomillo espolvoreado.

Metemos la fuente en la altura media del horno a 200ºC y los cocinamos durante unos 10 minutos.

Sacamos la fuente y la cambiamos a la altura más alta durante otros 10 minutos o hasta que veáis que está totalmente hecho y crujiente por fuera.